Procesan a 15 personas por integrar una banda de "delivery" de cocaína

Regionales 13 de enero Por
ROSARIO: Una pareja fue acusada como líderes, dos hombres como proveedores y el resto como vendedores. Siete continuarán con prisión preventiva.
0022518052

Quince personas fueron procesadas como presuntos miembros de una organización dedicada a la venta de cocaína mediante la modalidad conocida como "delivery" con base en Villa Gobernador Gálvez y ramificaciones en la zona sur de Rosario. Los sospechosos, de los cuales algunos fueron excarcelados pero siete continuarán con prisión preventiva, fueron detenidos hace un mes en el marco de una veintena de allanamientos a partir de una investigación iniciada poco más de un año atrás y en los que se secuestraron estupefacientes, cuatro vehículos y ocho armas de fuego.

En su resolución, en la que además les dictó falta de mérito a dos de los 17 sospechosos que habían sido indagados por su posible pertenencia a la banda (ver aparte), el juez Federal Marcelo Bailaque se basó en el material incautado pero sobre todo en una serie de escuchas que a su criterio acredita las actividades de los imputados, así como sus relaciones —más allá de que muchos eran familiares o estaban en pareja entre sí— y roles dentro de la organización.

Detenidos

Los sospechosos fueron detenidos en un operativo realizado el pasado 4 de diciembre por unos 350 efectivos de la policía santafesina y de Gendarmería que allanaron cerca de veinte viviendas en Villa Gobernador Gálvez y el sur rosarino. Los procedimientos habían sido ordenados por Bailaque a partir de una investigación iniciada por la Unidad Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones (PDI) en septiembre de 2016 sobre venta de drogas en inmediaciones de Ovidio Lagos y Rueda.

Luego de una serie de escuchas que daba cuenta de cómo operaría la red, el juez ordenó allanar los domicilios de más de 15 personas, entre ellas varias parejas que al parecer integraban la organización. En Gorriti al 800 de Villa Gobernador Gálvez, donde se incautaron más de dos kilos de cocaína y elementos de fraccionamiento, fueron detenidos Diego Leonardo Gentini y Ayelén Daniela Duré, sospechados de estar al frente de la red.

En la zona sur de Rosario se allanaron varios domicilios. Una casa de Centeno al 3600, donde arrestaron a Jonatan Gentini y a su pareja, encontraron 67 gramos de cocaína en 58 envoltorios. En Necochea al 2400 detuvieron a Paola Elisabet Jovine y Ramón Atilio Guirín con 57 gramos en un plato y 18 envoltorios. En una construcción fueron hallados Cintia Caballero y Alan Fernández con 119 gramos de la misma droga distribuidos en 148 envoltorios.

Lo mismo ocurrió en Centeno al 2500 donde Alejandro Leguizamón cayó con 37 gramos de cocaína en 45 envoltorios; en la casa de Luciano Elmo, detenido con 40 gramos en 47 bolsitas. Y en la de Liliana Rivero y Angel Elmo, en Centeno al 2500, donde se encontraron casi 120 gramos de cocaína en una bocha y elementos de fraccionamiento.

En similar situación fue detenido Antonio Daniel Silva, cerca Rodríguez al 3800 donde fue arrestado Rodrigo Sebastián Rígoli, considerado proveedor de la organización al igual que Alejandro Ibáñez, domiciliado en la zona de Avellaneda al 4500.

En familia

Bailaque indagó a los 17 detenidos y les atribuyó "integrar una organización" dedicada a la venta de drogas "en la cual distintas personas cumplen roles asignados" de almacenamiento, fraccionamiento, distribución y comercialización. Días atrás se conoció el procesamiento que a fines del año pasado les dictó a 15 de ellos.

El juez los fundamentó los procesamientos, más allá de la droga y otros elementos incautados en los allanamientos, en escuchas telefónicas que captaron conversaciones entre los distintos involucrados y que, a su entender, indican el rol y actividad de cada uno. En tal sentido, en su extensa resolución dedicó varias páginas a analizar la situación procesal de cada imputado y transcribió a modo de ejemplo varias conversaciones.

Así, para Bailaque quedó acreditado que Diego Gentini y su pareja Ayelén Duré serían los líderes de la red. A ellos les atribuyó ser quienes impartían órdenes de mando, además de conseguir la droga, fraccionarla y distribuirla a los distintos vendedores, más allá de que también hacían ellos mismos ventas al menudeo.

Entre los principales vendedores está el hermano de Diego, Jonatan. Según el juez, este joven además de comercializar también abastecía a otros sospechosos de vender para la red como la pareja de Jovine y Guirín, que también recibían material de Leguizamón. En esa línea también están Liliana Rivero y su pareja Angel Elmo, también acusados de fraccionar la droga que le facilitaban Gentini y Duré para su posterior venta; actividad de la cual también participaba el hijo de ambos, Luciano.

El juez les atribuyó también roles como vendedores a Ezequiel Nicolás Rodríguez, conocido como "Manzana"; a Antonio Daniel Silva, también abastecido por Rivero, y a la pareja conformada por Alan Fernández y Cintia Caballero, ésta última ex pareja de Diego Gentini. En tal sentido, entre las escuchas transcriptas en el texto del procesamiento, se incluye una en la que Ayelén muestra su disgusto por el desempeño de la ex de Gentini: "El día que ella caiga —le dice la mujer en una charla— vas a tener que laburar la calle para sacarla".

Por otra parte, hay dos hombres que fueron procesados como presuntos abastecedores de la organización. En el caso de Rígoli, fue captado en escuchas que dan a entender que le vendía a varias personas, entre ellas a Gentini, droga para luego ser fraccionada y comercializada. Lo mismo para Ibáñez, quien para el juez era otro de los proveedores de la organización.

Finalmente, hubo dos personas sobre quienes no hallaron elementos suficientes para considerarlos parte de la organización, por lo cual se les dictó la falta de mérito (ver aparte).

Embargos y cárcel

Una vez establecido cómo operaba la red en cuanto a los roles de cada uno, Bailaque se dedicó a analizar los delitos por los cuales debía procesarlos en función de sus actividades. A Diego Gentini y Duré los procesó como organizadores de venta de drogas y, además de ordenar que continúen con prisión preventiva, les dictó embargo de sus bienes hasta 4.500.000 pesos a cada uno. Para los demás, imputados como coautores de comercio de estupefacientes agravado, la suma llega a 2.500.000 pesos.

El magistrado también analizó la situación cautelar de los procesados teniendo en cuenta que varios de ellos ya habían sido excarcelados durante la instrucción de la causa. En ese sentido, consideró que Diego y Jonatan Gentini, Duré, Jovine, Rígoli, Rivero y Angel Elmo deben continuar en prisión y ser trasladados a una cárcel federal.

En tanto, ordenó que Ezequiel Rodríquez y Alejandro Ibáñez fueran liberados bajo caución y reglas de conducta. Al primero, porque "su rol en la banda no es el de aquellos que conforman su núcleo principal", además de carecer de antecedentes. Y sobre el segundo, "si bien ostentaría el rol de proveedor de Gentini, su participación en esta organización se ha circunscripto a los días 6 y 7 de octubre de 2017, por lo que si bien entiendo que la integra, no tiene con ella los lazos necesarios como para utilizar los mecanismos o medios necesarios para entorpecer la investigación o profugarse".

Asimismo, respecto de las situaciones de Fernández, Guirín, Leguizamón, Luciano Elmo, Silva y Caballero, el juez dijo no haber encontrado motivos para que vuelvan tras las rejas por el momento.

4 de diciembre. Los sospechosos fueron detenidos en Villa Gobernador Gálvez y la zona sur de Rosario.

Te puede interesar