Lifschitz, ante intendentes y presidentes comunales

Provinciales 12 de abril de 2018 Por
El gobernador reunió a autoridades locales de diversa extracción partidaria. Escuchó discursos de referentes del PJ a favor del proceso de reforma constitucional, y arengó a los legisladores para que avalen la iniciativa.
Miguel-Lifschitz-Reforma
Lifschitz da su discurso ante Intendentes y Presidentes Comunales - (Notife)

(El Litoral) El acto se realizó en La Redonda. Asistieron casi 200 presidentes comunales y más de cuarenta intendentes. En una tarde agobiante, el gobernador se ubicó en el estrado junto a tres jefes distritales del PJ: Roque Chávez de Villa Guillermina, Mauricio Tartagliani de Villa Eloisa y Mario Fissore de Gálvez. También sumó a Ezequiel Ruani de San José de la Esquina (FPCyS) y al radical Dionisio Scarpín, de Avellaneda. Todos hablaron. Hubo coincidencia de los dirigentes en celebrar la decisión de la reforma para extender de dos a cuatro años el mandato de los presidentes y para consagrar las autonomías municipales, aunque también plantearon la necesidad de revisar el actual régimen de distribución de recursos. Fissore, particularmente, verbalizó el apoyo a la iniciativa “en nombre del Foro de Intendentes”, pero aclaró a renglón seguido, que será convocado el Congreso provincial del PJ “para fijar una postura institucional”. 

 Más allá de los oradores, entre el público se contaron a casi 200 jefes comunales y a unos 44 intendentes.

No hay que subestimar a la gente. No es como dicen algunos que la gente está preocupada por la seguridad, por las tarifas; y que no le interesa para nada una reforma constitucional. No es cierto. Hay que analizar un poco mejor lo que piensan los ciudadanos y nos vamos a encontrar con que todos los temas que están contenidos en este proyecto son de interés para algún sector de la sociedad”. Con esa particular reflexión, el gobernador Miguel Lifschitz presentó ante intendentes y presidentes comunales de toda la provincia y de diferentes extracciones partidarias su proyecto para intentar reformar la Constitución provincial. Y apeló a esa frase para graficar que a diferencia de otros años, esta vez, la eventual reforma cuenta no sólo con un “amplio consenso político”, sino también con un arraigo en la sociedad.

“Por primera vez están dadas las condiciones. Si no es ahora, difícilmente en los próximos años encontremos un momento mejor; un momento donde haya tanto consenso, tantos acuerdos y una expresión de apoyo plural como en este caso. Y donde, además, haya una predisposición social”, afirmó. 

Más tarde, en declaraciones a la prensa sobre cuáles serían los beneficios de la nueva Constitución para esa “gente”, el gobernador habló de “una cantidad de temas; los derechos, la garantía de la independencia del Poder Judicial respecto de la política, la autonomía de los municipios, la seguridad de que la Caja de Jubilaciones o los servicios públicos no vayan a ser privatizados o nacionalizados, el derecho al agua y al hábitat, entre otras cosas”.