Aprender 2017: "No están definidos los objetivos, ni los criterios de evaluación"

Provinciales 08 de noviembre Por
"Hay una falla en la elaboración de la propuesta. No se puede pensar una política pública sin definir en primera instancia cuál es el problema que quiere resolverse, ni con qué criterios se evaluará", señaló Martín Lucero, de Sadop Rosario, en referencia al Operativo Aprender 2017.
853197cadb7f0bf1a498fa7fcc83ce07_L

En su edición 2017, el Operativo Aprender implementado por el gobierno nacional volvió a despertar críticas sobre su metodología y objetivos reales a los cuáles apunta. “El verdadero problema es que es una instancia diseñada para que salga mal. A raíz de las decisiones que viene tomando el gobierno, podemos inducir que el objetivo real que se persigue es dotar al gobierno de herramientas para profundizar  el ajuste  en Educación, no herramientas que procuren realizar un diagnóstico serio”, señaló el titular del Sadop Rosario, Martín Lucero.

El Aprender 2017 se desarrolló hoy en escuelas de todo el país, tanto gestión pública como privada. Incluyó, por un lado, 6° de primaria y, por otro, 5° o 6° (el décimo segundo año escolar) de secundaria. Desde el Sadop Rosario destacaron que la principal crítica no se encuentra en la evaluación como instancia de diagnóstico, si no el diseño que tuvo el Aprender en particular.

“En el caso del Operativo Aprender la principal falla radica en que es una evaluación que está mal diseñada. No se especifica  sobre qué estamos evaluando, ni se define en primera instancia cuál es problema que quiere resolverse, ni con qué criterios se evaluará”, señaló Lucero. “Por lo tanto, el resultado será malo. Si la primera parte que debe atravesar toda política pública está mal elaborada, todo lo que venga después, la ejecución, evaluación, también saldrá mal”, indicó el secretario.

Lucero aseguró que de la forma en que fue pensado el Operativo Aprender y el método para implementarlo “es muy difícil que podamos identificar los problemas que atraviesa el sistema educativo. La información que se obtiene no permite un diagnóstico integral del sistema”, definió. En referencia, el titular del Sadop Rosario mencionó que solo se toma como indicador un puñado de áreas; se solicita que los y las alumnas arriben a conclusiones sobre experimentaciones que en muchos casos no han implementado; y se presenta un dispositivo con imágenes confusas, representativas o esquemáticas que son un corte arbitrario y temporal del proceso educativo.

“El resultado va a expresar una dificultad a la hora de responder. A través de un dispositivo de evaluación confuso van a decir que los chicos no saben interpretar consignas, pero la realidad es que todas las operaciones cognitivas que en la escuela se tratan de hacer como observación directa de los objetos, registro, experimentación, análisis, no están presentes ni se evalúan”, explicó.

Por otro  lado, el dirigente gremial advirtió con preocupación la falta de indicadores concretos y el trazado de objetivos al cual se pretende arribar con el operativo de evaluación. “Desde su primera implementación en 2016, señalamos que no están expresados claramente los criterios y los indicadores de evaluación. Si no está clara la información que se recaba, ni a qué se apunta, el diagnóstico será confuso en el mejor de los casos, o tendencioso, sin una definición clara de a dónde queremos arribar con los resultados obtenidos”, analizó Lucero.

Además, el titular del Sadop Rosario hizo hincapié en que volvió a no tenerse en cuenta los aportes y recomendaciones realizados por los gremios, como lo referido a los sujetos a quienes se está evaluando. “Este tipo de evaluación tampoco permite identificar los contextos de los protagonistas de la educación, como lo son los alumnos y alumnas, docentes, las mismas escuelas. Si no conocemos de manera clara a quién dirigiremos las políticas educativas, cualquier política que intente implementarse fracasará”, aseguró.

“Decir que con el Operativo Aprender, o el Enseñar, se quiere evaluar y diagnosticar el sistema educativo es un reduccionismo preocupante. Todos los que estamos dentro del sistema educativo y las mismas familiar deseamos el mejor sistema posible. Pero, de esta manera, lo que podría ser una oportunidad, termina siendo un ranking de logros y fracasos entre las provincias que no tienen la misma realidad, ni los mismos niveles de inversión en el área de Educación”, manifestó Lucero, que concluyó: “Si se quiere realmente encontrar soluciones que apunten al mejoramiento del sistema educativo, este no es el camino. Hasta ahora las decisiones del gobierno nacional en material de educación están muy lejos de darle respuestas a los problemas y nuevas necesidades que atraviesa la escuela”.

Te puede interesar