Pese al congelamiento de precios, los combustibles aumentan 1,45% desde el viernes

Economia 31 de mayo de 2018 Por
El ministro de Energía Juan José Aranguren tiene el poder de veto sobre el renovado impuesto a los combustibles líquidos y el dióxido de carbono, que debería aumentar y entrar en vigencia este primero de junio.
Juan José Aranguren

ÁMBITO: Si el ministro de Energía, Juan José Aranguren, no "veta" la entrada en vigencia del renovado impuesto a los combustibles, la AFIP aumentaría a partir del viernes entre 6,5% la tasa al despacho de naftas y el gasoil y al dióxido de carbono, con lo que se estima que los valores en los surtidores subirán alrededor de 1,45% a partir del primero 1 de junio. El mismo día se incrementa el boleto del tren y colectivos.

El virtual "descongelamiento" de precios no atenta contra el acuerdo firmado entre Aranguren y las tres principales petroleras del país (YPF, Shell y Axion), ya que la letra chica del convenio al que accedió ámbito.com contemplaba un incremento en las naftas y gasoil por la entrada en vigencia del exITC (Impuesto a la Transferencia de Combustibles) en el segundo semestre del año. 

"A los efecto de contribuir a la estabilización en el corto plazo de precios de la economía y en miras del interés económico general, los Refinadores se comprometen a no realizar modificaciones de los precios netos de impuestos actualmente vigentes de sus combustibles durante los primeros dos meses del acuerdo (mayo y junio 2018)", reza el Punto 3 del acuerdo firmado el 8 de mayo pasado. 

Fuentes del mercado aclararon que este apartado permite a las compañías trasladar el aumento de impuestos a las bocas de expendio, porque solo se comprometieron mantener el precio neto menos la variación de impuestos. "Sabían que en el segundo trimestre se tenía que ajustar porque así lo dice la ley", afirmó un analista del sector a este medio.

La ley es la de reforma tributaria número 27.430. Esa norma establece una actualización trimestral del tributo en función de la inflación minorista. En un principio se creyó que el aumento de junio se basaba en el IPC del INDEC de marzo, abril y mayo, pero la ley es explícita que se debe tomar los índices de enero, febrero y marzo, que marcaron 1,8%, 2,4% y 2,3%, respectivamente, y acumularon 6,5%.

El Artículo 133 de la ley modificó el cálculo del renovado impuesto. "Los montos fijos consignados se actualizarán por trimestre calendario, sobre la base de las variaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC), que suministre el Instituto Nacional de Estadística y Censos, considerando las variaciones acumuladas de dicho índice desde el mes de enero de 2018, inclusive", indica el texto de la normativa, y fija en $ 6,726 el tributo a la nafta y en $ 4,148 para el gasoil, ambos por litro.

En tanto, el Artículo 139 fija el impuesto al dióxido de carbono en un monto fijo por litro de $ 0,412para la nafta y de $ 0,473 para el gasoil. 

Si se le aplica el 6,7% a los dos ítems como anticipó econojournal, el impuesto a la nafta crecerá a $ 7,20 y el del gasoil a $ 4,46. El impacto esperable en el precio final de los combustibles nafta será de hasta 1,45%, por lo que el litro de súper en una YPF de la ciudad de Buenos Aires pasará de $ 25,24 a$ 25,60, mientras que el diésel común subirá de $ 22,06 a $ 22,38. 

La decisión de la AFIP quedará sujeta a la voluntad de Aranguren. El ministro tiene todo el jueves para hablar con los privados y definirse. Las pretensiones de las petroleras están dividas. A la hora 0 del viernes debe empezar a regir la reforma tributaria. Los más probable es que Hacienda se imponga y finalmente se aplique la modificación. "Es marginal", justifican fuentes oficiales cercanas aNicolás Dujovne.

Este medio reveló en las últimas el acuerdo firmado con las petroleras y el ministro. Ese documento prevé un "compromiso" del Estado nacional con las empresas si no se logra trasladar el total del porcentaje de aumento atrasado a los surtidores. La difusión del texto original suscripto provocó reacciones dispares en el sector petrolero, que ya calcula un incremento de precios "pisado" de 30%, según la variación del Brent y el tipo de cambio, principalmente. 

Ante los rumores de una inminente actualización del exITC, la AFIP emitió un comunicado que recuerda la puesta en marcha del nuevo cálculo impositivo. "Hasta esta reforma, el impuesto se calculaba en base a un porcentaje sobre el precio de venta de los combustibles. Con este cambio en la metodología de cálculo se evitó que el aumento en el precio de los combustibles sea mayor, dado que el impuesto no aumentó a la par del incremento registrado en los últimos meses en el valor final del producto", afirmó el organismo, aunque evitó dar el porcentaje final de actualización.